10.9 C
Rawson
22 abril, 2024

Las empresas de micros de larga distancia amenazan con dejar de dar pasajes gratis por discapacidad

La cámara de las compañías reclama una deuda por más de 1 millón de pasajes desde junio de 2022. Pero el Ministerio de Transporte no la reconoce.

Las empresas de ómnibus de larga distancia amenazan con cortar el beneficio de viajes gratuitos para personas con discapacidad a fin de mes. Es una medida de fuerza que la Celadi (Cámara Empresaria de Larga Distancia) tomaría si el Gobierno no paga la enorme que reclama el sector. De concretarse esta medida empresarial, miles de personas se quedarían sin la posibilidad de acceder a los pasajes sin cargo.

Si bien hay una normativa que obliga a las compañías de transporte a brindar este servicio, ellos estarían decididos a llevar adelante esta medida igual. “Nos estan empujando a ser esto. Nosotros no queremos hacerlo. Pero no tenemos opción”, expresa Gustavo Gaona, vocero de Celadi.

El núcleo del problema es que el Estado se habría comprometido a cubrir una parte del costo de los boletos destinados a este servicio gratuito. Pero desde hace diez meses no estaría cumpliendo con la bonificación acordada, lo que generó pérdidas millonarias para estas empresas, según denunciaron en un comunicado. Por otro lado, desde el Ministerio de Transporte le dijeron a Clarín que éste miércoles se reunirán con los empresarios para solucionar el problema, y al mismo tiempo, no reconocen que exista la deuda que Celadi reclama.

Desde la entidad cuentan que cada año, cerca de 1,5 millones de pasajes gratuitos son aportados por las empresas de buses de larga distancia a personas con alguna condición de discapacidad, a sus acompañantes y personas trasplantadas, permitiéndoles viajar sin costo, todas las veces que lo deseen y a cualquiera de los más de 1.600 destinos que vincula el transporte por carretera en la Argentina.

“Este esfuerzo asumido únicamente por el transporte terrestre genera un impacto a las empresas de buses por ingresos no percibidos superior a los 10.000 millones de pesos al año“, relata Gaona.

Asientos adaptados para personas con movilidad reducida en los micros de larga distancia.

Según informan las empresas de transporte, en promedio, las compañías de buses entregan más de 95.000 pasajes sin cargo cada mes por un valor real de mercado del orden de los 1.000 millones de pesos. Sin embargo, de ese aporte extraordinario, el Estado Nacional apenas compensa un porcentaje menor al 10%. Una diferencia que es reclamada desde hace tiempo por este sector de larga distancia.

“Sin embargo, lejos de corregirse dicha distorsión, el Ministerio de Transporte de la Nación ni siquiera ha cumplido con el pago mínimo y lo adeuda desde junio del 2022, arrastrando a las compañías de buses de larga distancia de todo el país a la inevitable decisión de discontinuar con la entrega de boletos gratuitos hasta tanto la situación sea resuelta”. agrega el vocero de Celadi.

¿Cómo funciona el sistema de entrega de pasajes gratuitos?

Las personas con certificado CUD o Incucai ingresan al sitio de reservas de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT) y solicitan el boleto con la fecha y el destino que precisan. Confirmada la reserva, reciben el ticket de manera online. Cada mes entonces, el Ministerio debiera liquidar a las empresas de buses una compensación (actualmente es apenas del 10% del valor real de mercado) por los boletos entregados. Esa compensación, sin embargo, tiene un máximo de pesos asignados. ¿Y qué ocurre si la cantidad de boletos solicitada es mayor al fondo de compensación? La empresa no recibirá compensación alguna por eso.

Según el gráfico aportado por la cámara, aún habiendo mejorado el monto máximo de compensación en el mes de agosto de 2022 (subió a 80 millones de pesos) lo aportado por el Estado resulta insuficiente frente al valor real de esos pasajes y a la demanda creciente de los mismos.

En los meses de diciembre, enero o febrero el aporte en boletos supera mensualmente los 1.000 millones de pesos y sin embargo se le reconoce a las empresas un 8% de ello. “Aún así, insistimos, ni siquiera eso se les está abonando a las compañías de larga distancia. Lamentablemente, todas las gestiones realizadas durante meses ante el Ministerio de Transporte de la Nación, como así también las notas presentadas ante la Dirección Ejecutiva de la Agencia Nacional de Discapacidad resultaron en vano”, asegura Daniel Russo, presidente de Celadi. 

“Nos están empujando a tomar una decisión que intentamos de todas las formas evitar. La ciudadanía debe comprender que no solo asumimos este esfuerzo en soledad (la aerolínea de bandera, por ejemplo, recibe miles de millones de pesos en subsidios y no aporta ni 1 boleto) sino que, además, ni siquiera logramos cobrar lo comprometido. En consecuencia, en un transporte con subsidio cero como es el nuestro estos costos terminan encareciendo el precio final del boleto y perjudicando a nuestros pasajeros”, afirma Gaona. 

Las empresas piden que se pague lo que les adeudan, que se incluya la opción de viajar en avión y también por último se plantee una claúsula que permita la actualización de los aportes del Estado porque “con la inflación que hay quedan rápidamente desactualizados”, aseguran desde el sector.

MG



Últimas Noticias
NOTICIAS RELACIONADAS