2.9 C
Rawson
25 junio, 2024

La historia de Micaela: cómo abrir la peluquería de tus sueños

Noticias y curiosidades del mundo

De chica soñaba con ser peluquera, hacer cortes raros y peinados nuevos, ponerle colores a los cabellos. Ahora, a sus 25 años, Micaela mira ese local que le pertenece y no puede creerlo, o sí, se lo merece. Fueron muchos años de esfuerzo y trabajo puestos en perseguir esa vieja idea que se volvió real. La abrazan su pareja y sus hijos, y ella sonríe. Lo logró.

«Estoy muy emocionada, y agradecida. Yo hice mucho, pero también recibí ayuda. Sin esa ayuda no hubiera llegado hasta acá», dice a Clarín. Está en medio de la inauguración de «Salón Mora Studio Unisex», el flamante local de la Rotonda República de la India 632, Claypole, provincia de Buenos Aires.

Nació cerca de allí, en Ministro Rivadavia. Al terminar el secundario empezó a hacer changas, lo que encontraba, lo que podía. Fue camarera en restoranes y salones de fiestas. Mientras, soñaba con su peluquería. «Pero no tenía plata y a los 18 tuve a mi hija Naomi, todo era muy complicado», explica.

La oportunidad

Un día vio un anuncio: «Belleza por un futuro». Era una convocatoria para estudiar peluquería, justamente lo que ella quería, y era gratis. Fue hasta Adrogué, hizo fila todo el día, pero no llegó a anotarse. Había más de 700 personas. Le dijeron que volviera al día siguiente. Volvió. Entonces pudo. Y quedó seleccionada. Era 2019.

Fueron nueve meses de estudio, de lunes a viernes de 9 a 12, 500 horas de un curso de pura peluquería. «Fue maravilloso. Aprendí un montón, y no fue solo cortar, teñir y peinar, fue un aprendizaje integral», asegura Micaela.

Micaela en la inauguración de su peluquería. Foto: Martín Bonetto. Micaela en la inauguración de su peluquería. Foto: Martín Bonetto. «Belleza por un Futuro» es un programa de la Fundación L’Oréal que busca la inserción laboral. Se implementa en más de veinte países en alianza con Organizaciones No Gubernamentales locales. En Argentina lo hace con Fundación Pescar.

“Si quieres quitarle el hambre a un hombre, dale un pez; pero si quieres que no vuelva a tener hambre, enséñale a pescar». La frase, del filósofo chino Lao Tse, es el lema de esta organización de la sociedad civil sin fines de lucro, fundada en el 2003 en la Argentina. Su objetivo principal es «formar a personas en situación de vulnerabilidad socioeconómica para que puedan insertarse en el mundo del trabajo y diseñar un proyecto de vida realista».

Para lograrlo, la Fundación Pescar cuenta con múltiples aliados del sector privado, del sector público y del tercer sector, con quienes implementan diferentes iniciativas en todo el país. Las empresas con las que trabajan son de las más reconocidas, muchas multinacionales.

«Belleza por un futuro es un programa que desarrolla la Fundación L’Oréal Internacional a nivel mundial de capacitación en Peluquería y Maquillaje para personas en situación de vulnerabilidad socioeconómica -explican-. El objetivo es brindar educación de calidad con clases y cursos totalmente gratuitos. Y así colaborar para reducir las desigualdades facilitando el acceso a un empleo formal«.

Micaela y el trabajo más buscado: cortar el pelo. Foto: Martín BonettoMicaela y el trabajo más buscado: cortar el pelo. Foto: Martín Bonetto

Formación integral

«L’Oréal te enseña todo lo de peluquería, pone los productos, los profesionales. Y Pescar te prepara para enfrentar entrevistas, te enseña a armar curriculums, a posicionarte en las redes sociales. Es todo muy completo«, cuenta Micaela.

Al terminar su curso tenía el título, pero le faltaba un espacio. Así que empezó a trabajar a domicilio, iba a la casa de sus clientas. Después, cuando se armó una red estable de gente conocida, abrió un pequeño gabinete en la casa de su mamá.

Hasta que llegó una segunda oportunidad. «Me ofrecieron hacer el curso de maquillaje. Obvio que me anoté enseguida. Fueron otros nueve meses de aprendizaje -dice Micaela-. Y ni siquiera se cortó con la pandemia, porque el curso lo siguieron dando por zoom».

«Y después me regalaron un curso de perfeccionamiento en la escuela que L’Oréal tiene en Núñez. Iba dos veces por semana. Fue hermoso. Todo lo que sé se los debo a su Fundación. Me educaron, me guiaron, me formaron para ser lo que soy hoy«, dice agradecida.

Como Micaela, ya son más de 1.500 las personas egresadas de estos cursos de peluquería y maquillaje. Desde Fundación Pescar aseguran que en veinte años las personas beneficiarias egresadas de los distintos talleres y programas suman 85.177.

El local propio

Micaela junto a su pareja y sus hijos en el local familiar. Foto: Martín BonettoMicaela junto a su pareja y sus hijos en el local familiar. Foto: Martín BonettoMicaela y Leonel, su pareja, tuvieron otro hijo, Teo, de 3 años. Juntos ahorraron mucho tiempo hasta juntar el dinero para abrir el local propio. Hubo más ayuda familiar. Daniel, el padre de Micaela, es maestro mayor de obra, y fue quien levantó el local. «El hizo todo», asegura ella agradecida.

En «Salón Mora Studio Unisex» se ofrece peluquería y maquillaje, pero también manicuría, pestañas, podología y barbería. Micaela está a cargo, y tiene cinco empleados. Abre de lunes a sábados. Esta semana empezaron a atender. «Estoy muy emocionada. La inauguración fue hermosa. Vinieron todas las personas que yo quería que vinieran», cuenta.

«Es lo que soñé todos estos años. Lo que fui construyendo. Estoy muy feliz. Tengo el apoyo de toda mi familia, mis amigos, y mis hijos están chochos», dice Micaela. Agradece a las fundaciones, y a las empresas. «Es muy importante y admirable lo que hacen. Hay gente que te ayuda, que se preocupa, que te da esperanza. Hoy soy una profesional gracias a todas esas personas«.

Últimas Noticias
NOTICIAS RELACIONADAS