18.6 C
Rawson
24 abril, 2024

Cuatro años y medio por abusos en campamentos de exploradores

Noticias y curiosidades del mundo

En la sala de la Oficina Judicial de Trelew, este miércoles el juez Marcelo Nieto Di Biasse dio a conocer la sentencia, exponiendo cada uno de los fundamentos fortalecidos por los testimonios escuchados durante las jornadas, enfatizando en la coherencia de la mayoría de ellos, principalmente teniendo en cuenta el testimonio dado por quien resultó perjudicado por los hechos endilgados.

Para el magistrado, la fiscal Gamarra pudo acreditar los episodios, el primero de ellos ocurrido en enero de 2013 en zona de Parque Los Alerces, donde tuvo lugar el campamento anual al que concurrió gran parte del batallón 90 y duró once días. Allí estaba el imputado como coordinador y el menor de 13 años como integrante de una patrulla. Ambos quedaron seleccionados para compartir una de las carpas junto a otros dos compañeros.

En una de las primeras noches y cuando los menores se habían ido a dormir irrumpió el coordinador, que se sacó la ropa y se metió dentro de la bolsa de dormir de la víctima, que finalmente se durmió.

En algún momento el niño intentó defenderse, ya que el imputado insistía con todo tipo de tocamientos y decidió ir a buscar su navaja -clásica para todos los exploradores- que creyó tener en algún bolsillo del pantalón, pero no la encontró.

A la mañana siguiente contó lo sucedido a los amigos, pero no a algún adulto pues temía que se burlaran o que suspendieran el campamento.

“¿ESTAS SOÑANDO?”

El segundo de los hechos ocurrió el mismo año, el 9 de agosto por la noche en un campamento de tres días realizado en chacra San Roque ubicada en la zona de Treorky, entre Trelew y Gaiman. Esta vez no eran más de 20 chicos y el menor ya contaba con catorce años.

Con procedimientos similares de selección, quedaron en la misma carpa y el imputado hasta mandó a algunos chicos para que se distribuyeran en otras, quedando solamente uno más junto a ellos. En la primera de las dos noches el afectado se acostó pero para prevenirse lo hizo con la navaja multiuso por si la necesitaba. El coordinador procedió de la misma manera abusando de su víctima, sin dejarla en paz. En un momento, cuando lo manoseaba intensamente, el menor se sentó y con la navaja en la mano lo insultó, dejándole en claro que no deseaba participar de su “juego”.

El agresor lo alumbró con su linterna y le dijo: “¿Qué te pasa?¿Estás soñando? El otro compañero de carpa dormía. Al otro día, la víctima contó a sus amigos y dijo que no quería dormir más con el coordinador, aunque sin dar la verdadera razón.

CALIFICACION Y PENA

De acuerdo a la investigación llevada adelante y la prueba reunida por el Ministerio Público Fiscal, la resolución del juez Marcelo Di Biase determinó que los hechos resultaran captados por el artículo 119 último párrafo, dos hechos en concurso real, artículo 55 en calidad de autor, artículo 45 del Código Penal, esto es abuso sexual simple agravado por la condición de guardador. En consecuencia, impuso una pena de cuatro años y seis meses de prisión, más las costas del proceso.

Cabe destacar que el condenado estuvo asistido por el defensor Osvaldo Heiber y que durante todas las jornadas se hizo presente el joven víctima, acompañado permanentemente por su madre, denunciante del caso, y asistido por integrantes del Servicio de Asistencia a la Víctima del Delito (SAVD).

Últimas Noticias
NOTICIAS RELACIONADAS