2.6 C
Rawson
24 junio, 2024

Investigan si 167 facturas «truchas» del Polo Obrero se usaron como una caja política

Noticias y curiosidades del mundo

La documentación que presentó ante el Estado la “Asociación Civil Polo Obrero” para tratar de justificar los gastos de los fondos públicos multimillonarios que recibió para destinar a beneficiarios del plan “Potenciar Trabajo”, una maniobra que hoy está bajo sospecha judicial, es un compendio de papeles con irregularidades, carentes de especificaciones, y, por ende, faltos de transparencia. Clarín accedió a facturas y recibos que ese movimiento social entregó en su momento al ministerio de Desarrollo Social K para demostrar que había invertido de modo correcto los millones de pesos que les destinaron funcionarios nacionales a ese movimiento con la intención de luchar contra la pobreza.

El próximo 25 de junio, el líder del Polo Obrero, Eduardo Belliboni, declarará en indagatoria ante el fiscal Gerardo Pollicita y el juez Sebastián Casanello. Son las autoridades judiciales que lideran el avance del caso “Piqueteros”.

El magistrado imputó a Belliboni, inhibió sus bienes y lo convocó a presentarse a declarar como imputado en los tribunales, la misma decisión que tomó respecto a otros dirigentes sociales de tres agrupaciones sociales distintas.

Una de las facturas truchas del Polo Obrero que investiga la Justicia y que firmó Eduardo Belliboni.Una de las facturas truchas del Polo Obrero que investiga la Justicia y que firmó Eduardo Belliboni.En un escrito oficial, Casanello afirmó que el Polo Obrero y una de las cooperativas de ese movimiento, llamada “El Resplandor”, habrían “administrado de forma indebida al menos un parte de los recursos estatales que le fueran confiados” por el Gobierno de Fernández y Kirchner, y agregó: “Ello resulta de la comprobación de facturación apócrifa y la simulación de gastos no concretados -al menos a través de las firmas Ediciones e Impresiones Rumbos SRL y Coxtex SA». El juez, utilizando las pruebas recolectadas por el fiscal Pollicita, concluyó que estas operaciones fueron instrumentadas “con la finalidad de obtener un beneficio particularizado. Así, lo público se confundió con lo privado al financiar actividad política”.

Las facturas y recibos que el Polo Obrero usó para hacer compras con dinero de los contribuyentes, siempre en el marco del plan “Potenciar Trabajo”, fueron emitidas, sobre todo, por la supuesta editorial y productora de papelería llamada “Ediciones e Impresiones Rumbos SRL”.

En este artículo se reproducirán varios ejemplos de la documentación posiblemente irregular, entre más de un centenar de papeles similares que están en poder de la Justicia, y de este diario también, para graficar por qué los investigadores consideran que el Polo Obrero malversó el dinero público destinado al trabajo de beneficiarios de los planes sociales.

La facturación del Polo Obrero fue entregada a la Justicia por el Ministerio de Capital Humano, de Sandra Pettovello, que se presentó como querellante en esta causa judicial mediante la secretaria de Legales del organismo, Leila Gianni.

El 30 de septiembre del 2020, “Ediciones e Impresiones Rumbos SRL” emitió un “Recibo B” a nombre de la “Asociación Civil Polo Obrero”, en el que informó que mediante un “cheque” de esa agrupación se realizó la “cancelación FC pendiente con fecha 30/9/2020” por un monto de 300.000 pesos. No se especifica a qué operación comercial corresponde esa cifra. Quien validó con su firma ese “recibo”, en calidad de “Presidente” de la agrupación piquetera fue Eduardo Belliboni.

Otrade las facturas truchas del Polo Obrero que investiga la Justicia y firmó Belliboni.Otrade las facturas truchas del Polo Obrero que investiga la Justicia y firmó Belliboni.El mismo día, la misma empresa gráfica, emitió otro “Recibo B” que recibió la “Agrupación Civil Polo Obrero” por otros 300.000 pesos que le fueron abonados también mediante un “cheque”, distinto al antes mencionado. Igual que en el otro documento, tampoco se detalla a qué corresponde ese pago abultado, más aún si se tiene en cuenta la valuación del peso argentino en septiembre del 2021.

De nuevo, es Belliboni quien aprobó ese pago con su firma como “Presidente” de su agrupación.

Aquel 30 de septiembre del 2021 fue un día de pagos importantes para la “Asociación Civil Polo Obrero”.

La editorial “Ediciones e impresiones Rumbos SRL” emitió un tercer “Recibo B” a la misma agrupación piquetera, en el que especificó como “concepto” la “cancelación” de otra deuda “pendiente” que tenía el Polo Obrero con ese comercio. DE nuevo, le abonaron lo que se le debía con un cheque. La cifra es de nuevo significativa y no se menciona a cambió de qué se realizó ese cobro, en este caso, por 400.000 pesos. El papel, como los dos anteriores, está firmado por Belliboni.

En los tres ejemplos enumerados en los párrafos anteriores la “Tesorero” del Polo Obrero que rubrica los recibos es el mismo: Mariano Centanni.

Otro ejemplo de otro recibo de pago de la misma editorial “Rumbos…” entregados a la “Asociación Civil Polo Obrero”: el 31 de octubre del 2021, la empresa dejó constancia que la agrupación piquetera le abonó 1.110.000 pesos por la venta de “Materiales e Insumos de Imprenta». En este caso, es llamativo el precio de costo por la cantidad de ese material supuestamente entregado: “1”, detalla el recibo.

Todos estos recibos, y más, muchos más, igual que otra enorme cantidad de facturas por ventas de la editorial “Rumbos…” al “Polo Obrero” fueron entregadas en concepto de “rendición de gastos” a la Secretaría de Economía Social del Ministerio de Desarrollo Social, al mando de Emilio Pérsico, siempre en la Presidencia de Alberto Fernández.

La empresa “Ediciones e Impresiones Rumbos SRL” también le vendió a la “Asociación Civil Polo Obrero” maquinaria relacionada con la gráfica y la papelería. El 31 de marzo del 2022, emitió una “Factura B” a nombre de la agrupación social. “Producto: DUPLICADORA DUPLO DP-J450 X. Usada en estado en el que se encuentra”, especifica el documento. Precio: 700.000 pesos.

Se supone que el Polo Obrero utilizó esas herramientas, más un sinfín de material impreso, nombrado como “Impresiones varias-saneamiento-concientización” (siempre con el nombre de una provincia en las que éste movimiento tiene llegada territorial) por precios muy diversos, a veces por 6 mil pesos, otras por 69.855 pesos.

Una tercera factura truchas del Polo Obrero que investiga la Justicia y firmó Belliboni.Una tercera factura truchas del Polo Obrero que investiga la Justicia y firmó Belliboni.La teoría indica que esos materiales eran usados por los empleados de cooperativas a los que la agrupación integraba a labores múltiples, que eran pagadas con fondos públicos, siempre en el marco del programa “Potenciar Trabajo”.

Otro ejemplo más de factura “sospechosa” utilizada en la rendición de gastos del Polo Obrero: el 31 de octubre del 2021, la compañía “Ediciones e Impresiones Rumbos SRL” vendió a ese movimiento social “Resmas A4-Papel para Impresión-Productos entregados en octubre 2021”. Cantidad: 1. Precio: 1.900.000 pesos.

La Justicia considera que hubo facturación “apócrifa” y “simulación de gastos” de la “Asociación Civil Polo Obrero” y la imprenta “Ediciones e Impresiones Rumbos SRL” porque se allanaron todos los domicilios registrados por esa empresa y no solo no se encontró ni la imprenta, ni ningún comercio relacionado con la venta del papel, si no que las direcciones inscriptas por esa firma están totalmente vinculadas a Polo Obrero.

La empresa “Ediciones e Impresiones Rumbos SRL” fue creada el 28 de diciembre del 2016. Su inscripción figura en documentos públicos, como el Boletín Oficial, fechada el 4 de enero del 2017.

Jens Christian Rath y Roberto Adrián Albornoz fueron quienes están designados como “gerentes” por tiempo indeterminado, en la firma. El domicilio consignado ante las autoridades estatales fue “Bartolomé Mitre 2162”.

Luego modificado a la categoría de “Domicilio alternativo”.

Las fuerzas de seguridad que por orden de la Justicia allanaron esa dirección empresarial se encontraron con que en ese sitio no había imprenta alguna. En Bartolomé Mitre 2162 está ubicada la sede central del Partido Obrero (PO), el partido político de la organización social “Polo Obrero”, o viceversa.

¿El propietario de la empresa que le vendió insumos y servicios por millones y millones de pesos a esa agrupación social es el PO?

En las facturas y los recibos a los que accedió Clarín y la Justicia, se puede leer que la compañía de la polémica tiene un “Domicilio Comercial” en la calle Palestina 542.

Otra vez: cuando se allanó esa casa, no se encontró maquinaria alguna ni papeles a granel. Es una casa en la que vivía, por lo menos cuando llegó la policía, el hijo de un dirigente del Partido Obrero, Marcelo Ramal. ¿Entonces?

Otra vinculación más entre “Ediciones e Impresiones Rumbos SRL” con el Polo Obrero tiene que ver con una de las pocas empleadas que registró la empresa. Se llama Claudia Ferrero y es abogada del movimiento de izquierda.

Los documentos públicos consultados por este diario muestran que la imprenta, a pesar de estar vinculada a un partido que lucha contra las injusticias del capitalismo, no pagó los aportes patronales de sus trabajadores.

Además de venderle material y maquinaria a la “Asociación Civil Polo Obrero”, la imprenta misteriosa y sin sede también emitió facturas para la “Cooperativa El Resplandor”, también bajo administración del Polo Obrero.

En ése caso, consta en el expediente judicial una escucha telefónica, entre varias otras del con diálogos parecidos, en la que uno de los miembros de la mesa nacional del Polo Obrero, Jeremías Cantero, habla con una interlocutora del temor que les genera que se los investigue por “lavado” si se indaga sobre las cuentas de “El Resplandor”.

En el relevamiento de la documentación que hizo Clarín, hay, entre muchísimas más, al menos dos facturas que “El Resplandor” presentó como rendición de sus cuentas a la Secretaría de Economía Social de Pérsico, el mismo organismo en el que trabajó Cantero hasta marzo pasado. La “Factura A” del 10 de febrero del 2022 de “Ediciones e Impresiones Rumbos SRL” emitida a nombre de “Cooperativa de Trabajo El Resplandor Limitada”, se consigna que esa organización le pagó a la empresa de papeles 250.000 pesos por la adquisición de “KIT de Seguridad de Ropa de Trabajo-Compuesto por Carcasa Libus sin ventilación ORMA…”. El mismo documento indica que se compró solo una unidad de ese kit.

En la misma fecha, 10 de febrero del 2022, la misma compañía también le emitió una factura A a la misma Cooperativa por la venta de “Impresiones 4 Colores Papel Ilustración 72 % 2 por resmas de 500 hojas”. Precio: 250.000 pesos.

En éstas dos últimas facturas, quien valida la operación como “Presidente” de “El Resplandor” es María Isolda Dotti, otra de las imputadas por la Justicia en este caso.

EL 25 de junio, día en que Belliboni debería presentarse a declarar en indagatoria, también está citado en los tribunales, en horario distinto, Ramón Albornoz, el gerente desde el 2017 de “Ediciones e Impresiones Rumbos SRL”.

Otra empresa que le facturó una cifra millonaria a la “Asociación Civil Polo Obrero”, también mencionada por Casanello como posible usina de facturación apócrifa, es Coxtex SA. Según publicó La Nación, esa firma cerró una operación con la agrupación social por 3.664.418 pesos debido a correspondiente a la venta de 12 notebooks marca Lenovo, un software llamado PRO TOOLS Perpetual, y Parlamentes Inalámbricos marca Sony. Eso habría pasado el 4 de octubre del 2021. Sin embargo, Clarín accedió a otro documento de COXTEX SA que advierte en letra impresa que “no es válido como factura”, en el que se registró que la firma recibió de parte de la “Asociación Civil Polo Obrero” la misma cifra exacta de la venta de la tecnología antes mencionada.

Ocurre que este “recibo”, presentado por la agrupación social en el Ministerio de Desarrollo Social K, tiene otra fecha distinta a la factura de la venta de notebooks, parlamentes y el software. En letra manuscrita, se enumeran que se cobraron por “maquinaria, computadoras portátiles y equipamientos” cheques del banco Credicoop por un total de… 3.644.418 pesos.

Este papel indica que esta operación ocurrió siete meses después de la facturación en la que coincide la cifra exacta hasta el último peso: el documento se emitió el 9 de mayo del 2022.

El líder social del Polo Obrero, Eduardo Belliboni, explicó en una entrevista en el canal IP que la empresa “Rumbos…” proveía de “materiales y papel” al Polo Obrero, y que los dueños de la firma son “simpatizantes del Polo Obrero, ni siquiera son militantes, no es ningún delito, y hasta hacen aportes en las campañas financieras”. También afirmó que es “una imprenta que le hace las boletas al Partido Obrero y al Frente de Izquierda”.

Belliboni se quejó porque el “juez Casanello deberá probar que la plata del Estado fue a parar a ´Rumbos´. Nosotros les pagábamos las cosas que necesitábamos para los proyectos…”.

La Justicia considera que el dinero posiblemente irregular que se desvió de los fondos destinados al “Potenciar Trabajo” alrededor de 25 millones de pesos para las prácticas partidarias del PO.

Clarín publicó en este nota solo algunos de los documentos contables, con sello oficial y firmas, bajo la sospecha de la Justicia.

En total, se analizaron 167 facturas y recibos d el “Polo Obrero”. Es imposible consignar su contenido en un espacio limitado como lo es una página de papel del diario.

Últimas Noticias
NOTICIAS RELACIONADAS