10.9 C
Rawson
22 abril, 2024

Dejar de fumar: qué fármacos funcionan contra el tabaco y cuánto cuestan

Noticias y curiosidades del mundo

El consumo de tabaco en el país bajó en la última década, y aunque la baja a nivel local pueda ser alentadora, aún se mantiene en lo más alto cuando se lo compara con los países de la región. La mala noticia es que la edad de inicio es más temprana, entre los 11 y los 13 años, y los registros muestran, además, que cada año mueren 6.000 argentinos que están expuestos al humo. Los datos se desprenden de un informe de la Red de Hospitales de la Universidad de Buenos Aires (UBA), y confirma que a pesar de la tendencia global de disminución del hábito de fumar, en la Argentina alrededor del 14% de las muertes pueden ser atribuídas al tabaquismo.

En nuestro país, según el doctor Diego Sánchez Gelós, coordinador del Programa de cesación tabáquica del Hospital de Clínicas de la UBA, pese a que en los últimos años el consumo bajó alrededor de un 25%, el cigarrillo genera 45.000 muertes al año. «Si bien dejar el hábito no resulta sencillo, los que toman la decisión de buscar ayuda profesional alcanzan hasta el 36% de éxito, mientras que quienes intentan por su cuenta apenas llegan al 6% de probabilidad de dejar el cigarrillo», añade el experto.

Pero, ¿cuál es el mejor tratamiento para dejar de fumar? ¿Cómo influye el humo del tabaco en las personas que conviven con alguien que fuma? «Un fumador pasivo expuesto al humo tiene un 20 a 30% más de riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular, cerebrovascular, enfermedad pulmonar obstructiva crónica y cáncer de pulmón, mama y nasofaríngeo», sostiene Patricia Aruj, médica clínica y neumonóloga del Instituto Alfredo Lanari de la UBA, y recomienda: «No fumar en hogares, automóviles, ni en ningún lugar cerrado, porque no alcanza con ventilar los ambientes», asegura.

Abandonar el cigarrillo es posible, pero no es fácil. De acuerdo con los datos de una encuesta elaborada por Wiri Salud, en un universo de 2149 personas, el 62% comenzó a fumar antes de los 17 años. Siete de cada diez personas lograron dejarlo por un tiempo considerable pero retomaron el hábito. Casi el 30% dijo haberlo intentado, al menos, en cinco ocasiones a lo largo del tiempo, y aunque aseguran tener motivaciones para hacerlo, la mayoría no lo consigue. Medicación, terapia psicológica, actividad física, un plan estricto de alimentación o métodos de reemplazo de nicotina como los conocidos parches o chicles. Las opciones son diversas, pero alcanzar el objetivo depende de múltiples factores, como los hábitos, la decisión y el tratamiento que mejor se adapte a las necesidades de cada persona.

Tabaco: ¿la gente fuma menos cigarrillos?

«El consumo de tabaco se viene midiendo desde 2005 con un valor del 29,7% de prevalencia, y en la última Encuesta de Factores de Riesgo de 2018, el porcentaje era de 22,1%. Esto conlleva una disminución relativa del 25% -apunta Gelós-. Se debe, principalmente, a la implementación de políticas públicas, sobre todo al aumento de los impuestos al tabaco, que impacta en la suba del precio de la marquilla. También, a una conciencia que se logró a nivel social y la aceptación de los ambientes libres de humo».

¿Cómo abandonar el tabaco?: más intentos, más chances

El éxito de abandono, dicen los expertos, aumenta en la medida que se tienen más intentos previos. «Se habla de que hay un promedio de tres intentos para un cese definitivo -puntualiza Gelós-. También encontramos que las personas que lo hacen sin ayuda tienen un éxito del 5% aproximadamente. Mientras que cuando existe un un tratamiento dirigido con intervenciones cognitivo conductuales y farmacológico adecuado, la posibilidad de éxito se multiplicaría por seis, llegando cerca del 35%. Se sabe, además, que ni el láser ni la hipnosis son tratamientos recomendados, porque tienen el mismo éxito que el placebo.

En promedio, el consumo de tabaco en Argentina inicia entre los 11 y 13 años.

En promedio, el consumo de tabaco en Argentina inicia entre los 11 y 13 años actualmente.

¿Comprimidos, parches o chicles?

«Actualmente, en Argentina tenemos la posibilidad de utilizar el fármaco bupropión, que son comprimidos, o lo que es la terapia de reemplazo anticotínica: parches, a nivel transdérmico, o chicles. No se introdujeron nuevos fármacos que tuvieran éxito terapéutico. En algún punto, tanto el bupropión como los parches, o los chicles, pueden ser indicados en forma combinada o como monoterapia, y esto se hace a través de una valoración inicial y personalizada para cada paciente», explica Gelós.

En cuanto a eventos adversos, el especialista añade que, cuando se trata de parches, en general, pueden provocar irritación a nivel dérmica; en el bupropión, si bien el porcentaje de pacientes que sufre efectos adversos es bajo, podría llegar a aparecer un rash urticaria a nivel cutáneo. «Son tratamientos que se utilizan por un período corto de tiempo, por eso no suelen traer problemas mayores en la mayoría de los pacientes».

Presupuesto para dejar de fumar vs. dinero gastado en cigarrillos

«Si hablamos de parches -estima Gelós-, el gasto ronda mensualmente los 15.000 pesos, ya que vienen cajas de 21 parches y se usan por dos meses, como mínimo. En cuanto al bupropión, el presupuesto es similar, porque está cerca de entre 15.000 y 19.000 pesos según la marca». ¿Cuánto dinero se lleva el cigarrillo por mes? «Lo saben las personas que fuman, eso va a tener que ver con la cantidad de cigarrillos y cuánto sale el costo de la marquilla -repasa Gelós-. Pero si calculamos 500 pesos la marquilla de veinte cigarrillos como promedio, se podría decir que estamos en el mismo monto, tanto de farmacoterapia como de consumo de cigarrillos».

Sin embargo, esto no es así, y Gelós enseguida arremete: «El costo de la terapia para dejar de fumar puede ser de 15.000 a 19.0000 pesos mensuales, pero este presupuesto que insume la terapia se puede recuperar en un año de no fumar y, además, ahorrar 180.000 pesos en un año», concluye.

Últimas Noticias
NOTICIAS RELACIONADAS