14.3 C
Rawson
13 abril, 2024

En Netflix, La madre: Jennifer Lopez no merecía una película como ésta

Noticias y curiosidades del mundo


A los 53 se prueba como heroína de acción, una asesina embarazada de Gael García Bernal o de Jospeh Fiennes.

Ser héroe de acción en el cine -o el streaming- de estos años ’20 e intentar separarse de los modelos y clisés conocidos no es fácil. Liam Neeson y Jason Statham difícilmente lo logren, pero ¿qué tal si probamos con Jennifer Lopez, que haga de una mujer fría y despiadada, nunca despeinada, que como madre deba poner en juego su vida para salvar la de su hija?

Algo así habrán pensado en Netflix, porque La madre es una película de acción producida por Netflix. Y si usted ha visto más de una, sabe que el modelo a seguir es más o menos el mismo, que tendrá más cuota de violencia o truculencias de acuerdo a quién esté atrás de cámara, y no adelante.

Y en La madre quien dirige es Niki Caro, la neozelandesa que había sorprendido con Whale Rider, pero cuya última película, la adaptación de Mulán, de Disney, con actores de carne y hueso decepcionó bastante.

JLo es una ex francotiradora, fría, pero de buen corazón, hasta que raptan a su hija. Eso, no. Fotos Netflix

JLo es una ex francotiradora, fría, pero de buen corazón, hasta que raptan a su hija. Eso, no. Fotos Netflix
Jlo es la madre -el personaje no tiene nombre ni cuando se transforma en un testigo protegido del FBI-, una ex francotiradora militar que se vio inmiscuida en el tráfico de armas y otras cosas non sanctas. Y que se enamoró de dos personajes, de esos que suelen ser malvados, aunque pintones. Uno es latino –Gael García Bernal– y el otro, anglosajón -Joseph Fiennes, que compone a un malo en las antípodas del que hacía sufrir en El cuento de la criada.

Traidora, pero buena

Pero repasemos cómo arranca la película, en la que la madre está siendo interrogada por un agente del FBI. Ella ya traicionó -luego en el filme se verá cómo- a esos facinerosos y está tan segura de que vendrán a buscarla como de que está embarazada de uno de ellos. Y no va que uno de los malvados -no diremos quién- le apuñala el vientre.

Jennifer pelea cuerpo a cuerpo, tortura, mata y defiende a la hija que debió abandonar apenas nació. Gajes de su oficio.

Jennifer pelea cuerpo a cuerpo, tortura, mata y defiende a la hija que debió abandonar apenas nació. Gajes de su oficio.
No pregunten cómo ella sigue con vida y da a luz, pero el trato con el FBI consiste en que ella se refugie en una casa de leños nevada, alejada en Alaska, y su beba quede a cuidado de una familia sustituta.

Ella no podrá verla.

Salvo que, cuando pasen 12 años, y los malos quieran vengarse de la madre, rapten a la niña/adolescente para forzarla a salir de la madriguera.

Despiadada, nunca despeinada: así es la madre (su personaje no tiene nombre).

Despiadada, nunca despeinada: así es la madre (su personaje no tiene nombre).
Y ahí, sí, Jlo es igualita a Statham. No, no está pelada, su cabello luce como siempre reluciente, sino que pelea cuerpo a cuerpo, o con armas automáticas, es hábil para asesinar a quien -o a quienes, porque mata a decenas- y si hace falta ponerse alambre de púas en sus puños para torturar a quien sepa dónde está su hija, bueno, la esposa de Ben Affleck lo hará.

Tal vez La madre sea un poquito larga. Quizá los personajes malvados sean como de 2D en una película de 3D. O sea, no son tridimensionales, sino que aparecen sin aristas, sin relieve. Y eso que son García Bernal y Fiennes.

Pero Jennifer no merecía una película como ésta. Una en la que luce por lo general muy seria, muy linda, muy madre y muy desperdiciada.

“La madre”

Regular

Acción. Estados Unidos, 2023. Título original: “La madre”. 115′, SAM 16. De: Niki Caro. Con: Jennifer Lopez, Joseph Fiennes, Gael García Bernal, Lucy Paez, Omari Hardwick, Paul Raci. Disponible en: Netflix.

Últimas Noticias
NOTICIAS RELACIONADAS