18.6 C
Rawson
24 abril, 2024

Por el cepo, las empresas colocan el triple de deuda y recurren a los bonos ajustados al dólar oficial

Noticias y curiosidades del mundo

Las empresas sacaron provecho este año de la demanda inversora de alternativas para cubrirse de la inflación y de la devaluación. Entre enero y abril, emitieron deuda por el equivalente a casi US$ 3.000 millones, un 211% más que en igual período del 2022. Y más de la mitad de lo colocado fue con bonos ajustados por el dólar oficial (dólar linked), según datos de Econviews.

«Si excluimos la reestructuración de YPF en 2021, fue el mayor volumen para este periodo desde 2018. Los grandes jugadores no son tan distintos a aquellos años, pero el desarrollo del mercado “dólar-linked” suplantó a los instrumentos “hard-dollar” en el segmento premium, mientras el mercado en pesos, ya sea a tasa fija, variable o UVA, se encogió 52%«, dijo la consultora de Miguel Kiguel.

Un 58% de las compañías que financió sus proyectos con la emisión de Obligaciones Nacionales (ON) fueron petroleras (YPF, CGC, Vista, Pampa); un 19%, distribuidoras de energía (Genneia, 360 Energy, Ct Barragán); y el resto empresas de bienes raíces (IRSA, Raghsa), industria (Arcor, Aluar, CNH Industrial), agro (Cresud, Agrality, MSU Energy) y servicios (Telecom).

Por las restricciones para financiarse con dólares del Banco Central, el sector privado colocó US$ 1.771 millones en el primer cuatrimestre en bonos dólar linked, un 60% de la emisión total. El plazo promedio fue de 3,5 años y las tasas de entre 0 y 6,50%, mientras que la cantidad de empresas que emitió esos títulos saltó de 17 a 43 en ese período de 2022 y 2023.

«Con la situación inflacionaria y las expectativas de devaluación, las empresas salen a ofrecer dólar linked porque es más atractivo para los inversores que título con tasa fija en pesos, ya que ofrecen más cobertura en caso de devaluación o que la inflación se acelere por encima de la tasa», explicó Rafael Aguilar, economista de Econviews.

«Boom» de deuda privada

En efecto, solo 6 compañías colocaron bonos en dólares por US$ 267 millones, con una tasa promedio del 7,4% anual. Se trata de un rendimiento más cerca del 4,5% que pagan las firmas con mejor calificación de EE.UU (AAA) que de los bonos soberanos argentinos y en línea con los intereses que ofrecen los corporativos en la región, de entre 0,5 y 9,9%.

Las emisiones en dólares contrastan con los US$ 2.500 millones colocados en los primeros cuatro meses de 2017 y los US$1.100 millones en igual lapso de 2018, años en los el mercado dólar link era mínimo. Las tasas en dólares para el sector privado eran parecidas a las actuales, en torno a 7 y 8%, y el plazo promedio era ligeramente más alto, de 4,1 años, según Econviews.

Sin embargo, las empresas fueron abandonando esos instrumentos fruto de la crisis cambiaria de 2018, la inestabilidad y el riesgo de devaluación, sumado al retorno del cepo. Así, después de que la deuda privada creciera en más de US$ 20.000 millones entre 2015 y 2019, el Banco Central obligó a las empresas a usar sus propios dólares para refinanciar el 60% de los vencimientos.

«Hay un montón de gente que quiere cubrirse de una devaluación y empresas con ingresos ajustados por el tipo de cambio oficial, como petroleras, industrias, exportadoras de commodities, las que venden energía en el mercado mayorista. Es sensato prestarles al dólar oficial porque ante cualquier devaluación, no van a ser insolventes», explicó el economista Jorge Neyro.

Las empresas se pueden financiar relativamente barato por las restricciones cambiarias, que limitan las vías de dolarización y las inversiones con dólar MEP. En lo que va del año, las emisiones en dólares bajaron del 7,5% al 5%. Si bien los plazos son diferentes, en mayo, Arcor emitió US$ 77 millones al 3,5%, Vista US$ 13,5 millones al 4,5% y esta semana YPF colocó US$ 125 millones al 5%.

Para los analistas, el «boom» de deuda privada se mantendrá mientras sigan los controles cambiarios, algo que podría cambiar después de las elecciones. «No es que mejoran las condiciones como cuando uno observa una baja de tasas, sino que por el cepo y a expectativa de devaluación se demanda más este tipo de instrumento», señaló Fernando Baer, economista de Quantum.

Últimas Noticias
NOTICIAS RELACIONADAS