11.1 C
Rawson
20 abril, 2024

Beneficio para acusado de amenazar a su ex pareja

La fiscalía y la defensa solicitaron la aplicación del instituto de la suspensión de juicio a prueba en favor de Coombes (34), quien había sido denunciado por su ex pareja por amenazarla en varias ocasiones. La víctima, que fue asistida por el Servicio de Asistencia a la Víctima del Delito (S.A.V.D), manifestó su conformidad con la medida alternativa del conflicto, aunque rechazó la propuesta de reparación económica ofrecida por el acusado.

Según la acusación, Coombes habría incurrido en el delito de amenazas agravadas, que tiene una pena de un año y seis meses de prisión en suspenso. Sin embargo, al no tener antecedentes penales computables y haberse tratado de un solo hecho denunciado, se consideró viable la aplicación del beneficio de suspender el juicio por un año y medio.

Durante ese período, el imputado deberá cumplir con una serie de reglas de conducta impuestas por el juez Rosales, tales como mantener el domicilio informado, presentarse mensualmente ante la agencia de supervisión local, realizar un tratamiento psicológico previa evaluación médica y un curso sobre violencia de género. Además, se le prohibió acercarse o contactar por cualquier medio a la víctima y consumir alcohol en exceso.

El juez advirtió al procesado que si incumple alguna de las condiciones o comete nuevos delitos, la fiscalía podrá pedir la revocación del beneficio y la continuidad del proceso para llegar a un juicio oral y público en su contra.

FUE POR CELOS

La fiscalía investigó los hechos ocurridos el 24 de diciembre de 2021, a las 04:15, en una vivienda ubicada sobre Avenida Estrada, propiedad del imputado. Según consta en la pieza de acusación pública, allí se encontraban Alberto Coombes junto a su pareja. En un momento, comenzaron una discusión a raíz de los celos que el hombre sentía por un compañero de trabajo de la víctima.

En este marco, fue hasta una habitación y regresó con un arma de fuego de puño, tipo pistola. Luego, la cargó y apoyó el arma sobre la cabeza de la mujer. También le expresó “no te vas a ir a ningún lado”. Después, bajó el arma hacia el cuello de la víctima, y efectuó un disparo hacia la pared.

La escena de violencia prosiguió cuando Coombes abrió la puerta de ingreso de la vivienda y la mujer salió del domicilio. Allí, el agresor le habría manifestado: “si corres, te voy a cagar a tiros”.

Finalmente, la mujer subió a un vehículo -mientras era apuntada con el arma de fuego- y desde allí llamó por teléfono celular a un familiar. En tanto, el imputado se bajó del rodado, subió a su camioneta y se dirigió al domicilio del compañero de trabajo de la víctima. La mujer se retiró de la vivienda por el temor provocado por las amenazas de su ex pareja.

Últimas Noticias
NOTICIAS RELACIONADAS