18.6 C
Rawson
24 abril, 2024

La intimidad de la cumbre del PRO: tensiones, pases de factura y más trabas para las definiciones


Mauricio Macri consideró «no representativas» las elecciones del domingo, luego de que Larreta celebrara en Jujuy con Morales y Lousteau.

El encuentro había generado expectativa, pero el resultado reflejó que el PRO por el momento no consigue no sólo acordar sino tampoco mostrar avances en las discusiones electorales en los principales distritos. Mauricio Macri pidió bajar la confrontación pública, una posición coincidente entre los asistentes a la reunión en un salón de eventos en Palermo, aunque los referentes del espacio no logran unificar una estrategia y las diferencias quedan expuestas especialmente en la Ciudad y la provincia de Buenos Aires.

“Todavía falta más de un mes para el cierre de las candidaturas. Esto sirve para ir bajando las tensiones, pero no lo vamos a resolver tan rápido. Va a ser un proceso”, dijo a Clarín uno de los presentes en la cumbre que se extendió durante casi dos horas, en el quincho de un predio sobre la calle Uriarte.

No hubo referencias concretas a encuestas, aunque acaso no era necesario. Los presentes compartían la preocupación por el “estancamiento” -prefirieron ese concepto al de caída o retroceso- en contraposición con Javier Milei. “No puede ser que con el fracaso del Gobierno nosotros nos estanquemos y crezca él”, advirtieron.

Macri reclamó discutir las diferencias en privado y evitar pronunciamientos contradictorios, como con la posición sobre una reforma laboral. Los ruidos en ese sentido y las peleas por las candidaturas forman parte de los motivos para explicar el amesetamiento en el que se desliza el espacio, consideraron.

No hubo avances sobre el escenario trabado en la Ciudad, con la dificultad para unificar un candidato del PRO y el resquemor que provoca la cercanía entre Horacio Rodríguez Larreta y Martín Lousteau, el radical que busca aprovechar la interna y alcanzar el máximo sillón porteño. A su vez, el jefe de Gobierno alineó a la mayor parte del Gabinete con Fernán Quirós. Jorge Macri, apoyado por el ex presidente, ratificó que irá a las PASO.

Ya en la previa al encuentro quedó en evidencia la tensión. Rodríguez Larreta se había mostrado la noche anterior con Lousteau y con Gerardo Morales en Jujuy, en la celebración del triunfo de Carlos Sadir. Al llegar al predio, Macri fue consultado por el resultado de las tres elecciones de este domingo. “No son representativas. Son provincias que están manejadas hace muchos años por sistemas feudales, ya va a llegar la época de la libertad también para ellas”, apuntó el ex mandatario.

Patricia Bullrich, a su modo, también volvió a diferenciarse de su rival interno sobre el festejo en Jujuy: aseguró que no tenía vuelo, con el propósito de exhibir un contraste en los recursos, y que no le parecía bien subirse al triunfo de otro para intentar aprovecharlo en beneficio propio. Rodríguez Larreta llegó y se fue sin hablar.

María Eugenia Vidal evitó las controversias. Afuera de la disputa por la Casa Rosada, la ex gobernadora bonaerense aparecía como una alternativa de unidad en la Ciudad en el caso de que hubiera consenso en torno a su candidatura, algo que al menos por el momento parece lejano. “Por ahora no es viable. Si se bajó porque hacía ruido que hubiera tres para presidente, ¿qué sentido tendría que se sumara a los dos que ya tiene el PRO en la Ciudad?”, insistió uno de los asistentes, aunque en el encuentro no lo discutieron.

Presentes Diego Santilli y Cristian Ritondo, dos de los precandidatos a gobernador, sobre la provincia hablaron de la conveniencia de ir con un solo postulante a intendente en algunos casos, como había pedido Macri poco después de anunciar que no iría por su segundo tiempo. “Donde se pueda y garantice equidad”, indicaron.

Tampoco hubo definición sobre la estrategia para disputar la sucesión de Axel Kicillof. “Quiero ser candidato a gobernador y expresé mi apoyo a Patricia, pero también hay otros candidatos”, aseguró Ritondo en alusión a Néstor Grindetti, Joaquín de la Torre y Javier Iguacel. Por el momento el escenario se perfila hacia una competencia en las PASO, con Santilli como postulante de Rodríguez Larreta.

Con Ritondo, Federico Angelini -titular del PRO- fue uno de los voceros de las conclusiones de la reunión. “No hay dudas de la unidad del PRO y de Juntos por el Cambio. Y estamos a favor de ampliarnos”, aclaró el candidato a vicegobernador de Santa Fe al ser consultado por la incorporación de José Luis Espert.

El radicalismo, la Coalición Cívica y el Peronismo Republicano de Miguel Pichetto aprobaron el ingreso, pero no el PRO: “Tenemos pendiente una charla con él”. En ese punto subyace otra diferencia entre Rodríguez Larreta, que lo impulsa a competir en las PASO como candidato a presidente, y Bullrich, que considera que se trata de una jugada para quitarle votos y lo prefiere como postulante en la provincia. También hubo polémica por críticas de Espert a Macri. “Si hizo comentarios, tendrá que aclararlos él”, dijo Angelini.

A su vez, como para mostrar coincidencias, contaron que en la reunión analizaron las cinco elecciones del próximo domingo e indicaron que pondrán en el foco en San Juan y Tucumán.

Últimas Noticias
NOTICIAS RELACIONADAS